20 de noviembre de 2016

La pasta apesta

Como quien no quiere la cosa, hoy me puse a echar cuentas de autor de tebeos, a ver qué salía.

Supongamos que tengo un guión para un cómic de unas 40 páginas que quiero imprimir y vender. Con esa cifra me podría salir una grapa con 20 hojas interiores. Elegiría un formato A5 para que el interior de cada tebeo fueran diez A4 impresos a doble cara; y en realidad no imprimiría nada: haría fotocopias en una copistería en la que me sale a 0,05€ la hoja.

Vamos a tirar la casa por la ventana y a encargar a una imprenta online las cubiertas, que van ser a color en papel estucado de 115g, A4 a una cara. Aquí ya tengo que decidir cuántas copias quiero. 25 copias ni siquiera merecen la molestia de estar grapando un día. 50 siguen siendo muy pocas, pero sé que me va a costar moverlas y no quiero quedarme con mercancía en casa, aunque amortice la tirada. Hagamos cálculos con 50 ejemplares, a ver qué sale.

El coste total de 50 tebeos en estas condiciones sería de 43€ (18€ las cubiertas más 25€ lo de dentro), 0,86€ la unidad, ¡tirao de precio! Si vendo el libro a 3€ le sacaría 2,14€ a cada uno. Vender la tirada completa me daría 150€, de los cuales 107€ serían beneficios. Podría incluso subir el precio del tebeo, pero vamos a dejarlo así porque los gastos de envío salen a 2~2,5€ y no quiero encarecer el total.

13 de noviembre de 2016

La hora del cómic 2016

¡Por fin, mi evento comiquero preferido! Si no me equivoco, este año se ha celebrado la quinta edición de La hora del cómic. Me hace muy feliz que tanta gente se haya animado a participar y ojalá el número aumente el año que viene. Very special thanks go to Gurrupurru, que ha organizado y coordinado esta maravillosa ida de olla.

Por si alguien no lo sabe, La hora del cómic es un evento que se celebra el último fin de semana de octubre. Consiste en dibujar ocho páginas de cómic en una hora, aprovechando el cambio de horario de verano a horario de invierno en España. La mayoría de los participantes nos pasamos del tiempo estipulado y la calidad del dibujo suele ser de chiste, pero para mí conseguir dibujar ocho páginas es un exitazo aunque tarde un día en hacerlo. Además, con las prisas salen historias la mar de espontáneas y refrescantes.
Estudio previo de los personajes de mi historia de este año
Me gusta mucho esta iniciativa porque la excusa de que sólo es una hora me ayuda a superar la pereza que me da darle caña al lápiz... Y así a lo tonto, una vez entro en calor puedo tirarme dos o tres horas concentrada en acabar. Y acabo. Me ayuda a luchar contra ese perfeccionismo mal llevado y venenoso que me dice que haga lo haga la página siempre va a estar a medias.

Hasta aquí mi oda a la hora del cómic. En este hilo están recogidas las 18 aportaciones de este año, y también se puede acceder a las de las ediciones anteriores. La mía, ¡Fuaca!, se puede leer aquí. Será un poco chorras, pero creo que es el mejor cómic que he hecho hasta la fecha.

Corto y cierro, que empiezan Les 24 heures de acabar un trabajo para mañana a las cuatro.

12 de noviembre de 2016

Inktober 2016

Este mes pasado fue Inktober y participé con cuestionable éxito. Mi objetivo era hacer cuatro dibujos y al final me quedé en dos, pero menos da una piedra. Seguí la temática de videojuegos que propusieron en twitter Álvaro y Sandra.

Samus Aran, de la saga Metroid

Chun-Li, de la saga Street Fighter
En el dibu de Samus hice una mezcla de pinceladas de efecto gochas y líneas limpias en la armadura que no me convence, pero aceptamos pulpo. Contra todo pronóstico el de Chun-Li me gusta mucho y no sabía que algo así podía ocurrir, todavía lo estoy asimilando.

Y ahora los bocetos inéditos de la edición coleccionista: